El Arte del Artista

24/12/2014

 

"El Arte es la válvula de escape del ser humano"

 

 

Fue delante de las luminosas letras del Galileo Galilei, escuchando la música del cantautor Iñigo Coppel, cuando entre canción y canción tuve la suerte de ver al ser humano en su expresión máxima. Un hombre que, desde el coraje de no temer el resultado, se funde con su canción en un único ser, en una bella combinación de hermosas palabras con leves toques de piano y el ligero susurro de un violín.

 

 

 

A lo largo de los años, la propia evolución social ha condicionado la naturaleza humana, ¿en qué sentido?, mecanizándonos, limitando nuestra expresión tanto física como psicológica, haciendo de nosotros individuos ajustados a un esquema de comportamiento. Es cierto e incuestionable, coexistir en sociedad implica necesariamente vivir sujetos a unas normas de convivencia, pero no olvidemos que es aquí, en lo políticamente correcto, dónde perdemos parte de nuestra esencia, ese carácter animal e impulsivo que no atiende más que a la propia verdad humana. Estímulos, tentaciones, nervios, pasiones que nos mueven y nosotros reprimimos. ¿Realmente somos lo que decimos ser? El arte convierte esas expresiones extraordinarias en algo digno de admiración. Las despoja del tabú y las hace asequibles. El arte es la válvula de escape del ser humano.

 

Basta con ojear las páginas de cualquier manual de historia para subrayar la incuestionable paralización del arte en los distintos regímenes totalitarios reproducidos a lo largo de los años. Con carácter supletorio, estos sistemas siempre han tendido a desarrollar cultos, ritos, religiones y demás mecanismos absorbentes cuyo objetivo último es la adoración ciega y el deterioro consecuente del intelecto racional ¿Y en occidente?, ¿se reproduce este qué hacer o aquí gozamos de libertad artística y de expresión? ¿Nos suena el I.V.A. cultural al 21%? ¿Hablamos de recaudación o hablamos de limitación? El arte nos hace pensar y pensar significa poder, de nuevo, poder reservado a una élite pudiente.

 

 

 

Las personas somos animales racionales y, como tal, tenemos la capacidad de reproducir vivencias, sentimientos y formas. Un artista es aquel que al hacerlo contacta con nuestro ser más íntimo y nos afecta, transformándonos en algo nuevo, emocionándonos con risas, lágrimas o miedos. El arte es el reflejo del ser humano, la proyección de su existencia y su entender del mundo. Muy posiblemente, sin el arte nunca habríamos llegado a dónde hoy estamos, porque es gracias a él que podemos vernos tal cual somos. Nos ha enseñado a vivir aceptando lo que somos, a reconocer nuestra verdadera condición humana y alejarnos de existencias etéreas y ajenas a la propia realidad.

 

¿Qué es el arte sino la manifestación más básica de la condición humana? Siendo así, no es cuestionable su apoyo y fomento, es una necesidad categórica y por consiguiente un bien universal. Apoyemos al artista que todos llevamos dentro, porque en él reside nuestro yo y en nuestro yo radica nuestra felicidad.

Please reload